On Now
Coming Up
  • There are no Events to display in this category.
Print
RSS

Momentos que nos quitan el aliento

Posted Aug 9, 2017

El momento en que me hice fan de los Broncos


Por Pamela Padilla

Como parte del equipo de Noticiero Telemundo Denver, Padilla reporta las noticias de último minuto y de más importancia para los televidentes del área de Denver y del estado de Colorado. Padilla se unió a Telemundo Denver en el 2015.

Era el 17 de abril del 2016, los Broncos se enfrentaban a los Steelers en casa, era mi primera temporada de fútbol americano viviendo en Denver y la primera vez que estuve en el estadio contagiada de la fiebre naranja.

Era el partido divisional, el estadio estaba a reventar.  Recuerdo estar sentada al lado de una niña de no más de siete años y su pasión era contagiosa, gritaba, movía las manos y sus nervios estaban a flor de piel, al igual que de los otros 76,000 asistentes aproximadamente.

Los Broncos ganaron esa noche y desde ese momento me declaré fanática del equipo, quería ser parte de esas personas apasionadas, que comparten un amor, que gritaban sin pena a ser vistos, que se visten y pintan de naranja y que apoyan a su equipo sin importar los resultados.

Pero el resultado de ese partido si importó, porque después jugaron en los playoffs contra los Patriotas. Mis amigos de México me llamaron y me dijeron que iban a venir solamente para verlos jugar.

Yo renuente en gastar otros 400 dólares le dije a mi esposo que ya era suficiente, que ya habíamos vivido la experiencia y que deberíamos de quedarnos en casa. Pero no me hizo caso y fuimos nuevamente al estadio con un total de siete amigos.

Esta vez la afición se duplicó, eran los playoffs de dos grandes que pasarán a la historia, Peyton Manning contra Tom Brady. Y si, fue una locura y cada centavo que gastamos ese día valió la pena.

Me encantó como uno se contagia de la alegría y la pasión que se vive en el Sports Authority Field at Mile High, donde todos, por el amor al deporte, se convierten en hermanos, celebran juntos como si se conocieran de toda la vida. Y además de eso, la afición de los Broncos trajo a Denver a amigos que no veía desde hace tiempo.

Fue un fin de semana maravilloso, dos partidos que bastaron para que me declarara fanática de los Broncos.