On Now
Coming Up
  • There are no Events to display in this category.
Print
RSS

DEL INFIERNO A UNA MONTAÑA DE ROCAS ANARANJADAS

Posted Mar 8, 2017

Las circunstancias salpicadas de una dosis de buena suerte



Momentos Que Nos Quitan el Aliento
Un paseo por las nubes: Héctor Salazar

Héctor Salazar es parte del elenco de transmisión de radio en español de los juegos de los Broncos. Héctor apoya al equipo de transmisión con su cobertura desde el terreno, vestidores y sala de prensa.

Qué irónica es la vida, a mí de niño me apasionó el fútbol soccer y nunca me imaginé que de adulto la pasión por el fútbol americano me envolvería de una manera total. Las circunstancias salpicadas de una dosis de buena suerte, pero sobre todo de bendiciones de Dios y sus ángeles hispanos en la tierra me trajeron a lo que ni siquiera nunca soñé: los Denver Broncos.

Y si no, juzgue usted por su propia cuenta. Yo llegué a este bello estado de Colorado por el clima de inseguridad que vive mi país México y que me impidieron seguir ejerciendo mi profesión como periodista, a lo que a su vez me llevó a solicitar un Asilo Político, mismo que me fue concedido. No sin antes haber pasado por un proceso que me llevó incluso a estar detenido en una cárcel, infierno que ni en mi peor pesadilla soñé.

Pero poco a poco se fue encendiendo la luz en un túnel al que no le veía salida y sin más, le puedo decir que año tras año, eso sí, con mucho esfuerzo y sacrificio como debe ser, los relevos en esta carrera que corremos todos día a día empezaron a llegar, y así primero se apareció la 1150-AM, "Palabras", el "Jueves Deportivo". Luego llegó uno de los relevos más importantes y del género femenino, para al final seguir corriendo todos juntos.

Hoy le puedo resumir que aquél infierno y sufrimiento se convirtió en un paseo por las nubes al contarles con gran orgullo que formé parte del elenco de transmisión de radio en español de los juegos de los Broncos en su temporada 2016...Y sí ahí estaba yo, el jueves 8 de septiembre viendo cómo se realizaba no un sueño americano sino viendo desde la cima de una montaña de rocas anaranjadas como cabalgaban los Broncos de Denver, en algo que yo traduciría, que los milagros sí existen.

Ese día fue indescriptible, más que emocionante, simplemente no hay palabras para decirle que la magia que envuelve todo el entorno del Sports Authority Field at Mile High no sólo en ese partido inaugural contra su acérrimo rival y al que habían vencido en el Super Bowl 50, las Panteras de Carolina, que despertaba aún más morbo, sino en cada juego local que se convierte en un verdadero carnaval, antes, durante y al final de cada partido.

De igual manera, es impresionante ver todo el operativo y sincronización por parte del staff que muy pocas veces se lleva el reconocimiento por la logística que funciona a la perfección como un reloj dentro y fuera del estadio. Y qué decir del ambiente de una afición fiel que es siempre arengada por un exquisito sonido local y unas bellas y animosas porristas. Impresionante, simplemente impresionante.

Nunca, créamelo, nunca me imaginé estar en el terreno de juego, en la cancha, en el césped, ahí abajo pues, como sólo lo había visto en la televisión desde niño, haciendo enlaces con mis compañeros al palco de transmisión. Nunca tampoco imaginé ver de cerca, a centímetros de mí a estas moles humanas y gigantes del deporte. Verdaderos atletas de alto rendimiento. Nunca imaginé tampoco entrar a una conferencia de prensa después de cada partido, así como a los vestidores para las entrevistas con los jugadores...y mucho menos tampoco imaginé que algún día me darían un balonazo en la espinilla en pleno juego contra las Panteras para hacerme reaccionar y saber que no era un sueño.